Saltar al contenido

Los arquitectos técnicos recuperan los oficios tradicionales para impulsar el relevo generacional

    Conocer las técnicas, usos y oficios tradicionales para abordar la gestión de obras en el ámbito de la rehabilitación y restauración del patrimonio edificado ha sido el objetivo del primero de los Cursos Extraordinarios de Verano 2023, El obrador: la cal, celebrado del 17 al 21 de julio en Alquézar (Huesca) y que ha reunido a cerca de una veintena de alumnos y profesionales de la arquitectura técnica.

    Este pequeño pueblo aragonés, cuyos orígenes se remontan al siglo IX, y que fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1982, ha sido la sede del primero de los Cursos Extraordinarios organizado por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, (CGATE), y el Vicerrectorado de Cultura y Proyección Social de la Universidad de Zaragoza, (UNIZAR), con la colaboración del Consejo de Colegios de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Aragón (CCAATA), la Federación Aragonesa de Montañismo, el Ayuntamiento de Alquézar y las empresas Bajén Construciones, PCB construcciones Rubio Morte Restauración y Construcción.

    “El obrador era el lugar tradicional donde se desarrollaban los oficios en construcción. Abordar la recuperación de nuestro patrimonio histórico edificado requiere de un conocimiento y una comprensión de las técnicas tradicionales que va más allá de la formación reglada. Esta es una actividad multidisciplinar, que necesita del concurso de varias profesiones (arquitectos, historiadores, restauradores) y donde el arquitecto técnico juega un importante papel. Por eso, consideramos que esta formación tiene entidad suficiente como para llevarse a cabo de manera anual, abordando diferentes oficios”, afirma José Miguel Sanz , presidente del Consejo de Colegios de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Aragón.

    “Conocer, comprender y aplicar los oficios tracionales a la construcción no solo nos acerca más a nuestra historia y patrimonio, también nos ayuda a recuperar técnicas y materiales con los que hacer frente a los desafíos pasados, presentes y futuros en edificación. Por este motivo, consideramos un imperativo acercar estas técnicas a las nuevas generaciones, impulsando el relevo generacional y ofreciendo un enfoque diferente sobre la construcción”, reflexiona Alfredo Sanz, presidente del CGATE.

    El curso El obrador: la cal, dirigido a estudiantes de Grado de Arquitectura Técnica, arquitectos técnicos y estudiantes de postgrado, se ha diseñado como una formación de carácter teórico-práctica, donde los alumnos han podido aprender de la mano de profesionales del sector como Oriol García Alcocer, licenciado en Bellas Artes y estucador oficial, sobre los tipos de cal, su uso, las diferentes técnicas de construcción y el arte del estucado, aplicando lo aprendido en situaciones reales,

    Además, el encuentro también ha brindado a los participantes la oportunidad de “relacionarse y establecer nuevos lazos con compañeros de profesión”, como afirma Carmen Marta, directora de los Cursos Extraordinarios de Verano de UNIZAR.

    “Nuestro objetivo con estos cursos extraordinarios es crear un espacio donde aprender todas las disciplinas del arte de construir, porque si no sabes cómo se construye difícilmente vas a poder intervenir para mantener algo que está en estado precario o que necesite una intervención”, recuerda Rafael Gracia, miembro de la Comisión Ejecutiva del CGATE.

    En esta primera edición han participado una veintena de estudiantes y profesionales de la arquitectura técnica. Además, los alumnos del Grado universitario han podido beneficiarse de una de las 18 becas puestas a su disposición por las entidades organizadoras y colaboradoras del curso que incluían la formación y el hospedaje en las instalaciones de la Real Federación Aragonesa de Montañismo.

    Más noticias.

    Etiquetas: